Sobre Mí

irimai-webMi nombre es Irimai, lo que significa “La Certeza del Silencio”

Creo que desde que nací siempre he sentido una fuerza que me ha hecho querer auto-descubrirme, evolucionar, expandir mi consciencia, re-crearme una y otra vez, buscar el sentido de la vida. Esta búsqueda primero por muchos años fue externa: busqué respuestas en libros, películas, enseñanzas, cursos y talleres, en otras personas, en los maestros, en mis viajes, hasta que un día empecé a buscarlas adentro. Mientras buscaba afuera, desarrollé una gran capacidad de aprender por mi cuenta y de acumular conocimiento, le di prioridad a la Mente, a la parte racional de mi Ser, me instruí en diferentes áreas de conocimiento que me han servido en cada momento como herramientas prácticas para finalmente llegar al Centro de Mi Ser. 

El acercamiento a las culturas indígenas y sus tradiciones ancestrales que permanecieron intactas por miles de años, fue lo que por primera vez me hizo hacer el salto cuántico de la Mente al Corazón. Allí empezó mi viaje de regreso hacia adentro, el viaje de desaprender todo lo aprendido para recordar mi propia esencia, en él que fui acompañada y guiada por las Plantas Maestras, el Yoga, la Música, el Canto y la Danza. Comencé a tener cada vez un poquito más consciencia sobre mis pensamientos, mis emociones y mi cuerpo. Empecé a percibir la relación directa que existe entre lo que pensamos, lo que sentimos, lo que decimos y lo que podemos llegar a experimentar a través de nuestro cuerpo físico en forma de sensualidad y placer o de dolor físico y enfermedad.

Durante este viaje hacia adentro por primera vez empecé a ver toda la Luz que desde siempre había dentro de mí, y que hay en todos y cada Ser en la Tierra, todo el potencial infinito como Seres de Luz que somos, como parte del Todo, que antes no era capaz de ver. Empecé a percibir la Com-unión que hay entre todo en el Universo, entre cada Ser, entre personas y circunstancias, experimentando así la consciencia de la no-separación. Pero también comencé a ver toda mi Sombra, toda la parte de mi Ser que nunca quise aceptar, que juzgué como “mala”, que por años iba guardando en los rincones más oscuros de mi psique, muchas veces de forma inconsciente. Y conforme empecé a dejarla salir a la Luz y la iba aceptando en mí, dándole permiso y espacio para ser parte de mí, empecé a darme cuenta de que de la misma manera que me aceptaba, empecé a aceptar y tener mucha más compasión y entendimiento con los demás. En vez de preguntarme una y otra vez “por qué me pasa esto a mí?”, re-formulé la pregunta: “qué es lo que esta persona o situación me está mostrando? qué es lo que puedo aprender de mí a través de ella?” y así empecé a ver la bendición en todo, en lo “bueno” y en lo “malo”, sin juicio ni distinción. Me di cuenta de la cantidad de condicionamientos externos (creencias inconscientes) que tenía y que influían directamente en la realidad que vivía.  Empecé a ver a las demás personas como espejos que me muestran partes de mí que todavía tengo que integrar y aceptar en mí. Así se iba abriendo en mí poco a poco la consciencia de que creamos nuestra realidad con nuestros pensamientos y nuestras creencias y en cada momento elegimos (inconscientemente o desde la Consciencia Superior) a personas y situaciones perfectas y precisas para que podamos crecer y evolucionar. Esta nueva percepción de la realidad más allá de la dualidad me permitió apreciar la vida y TODO LO QUE ES a un nivel mucho más profundo y en consecuencia estar en paz conmigo misma y con los demás.

Empecé a darme cuenta de que al margen de la forma física y lo que podamos percibir con nuestros ojos, todo en el Universo es energía y vibración. Y que esta vibración la imana cada Ser Vivo, cada planta, cada animal, cada objeto. Y que nosotros podemos elevar o bajar nuestra vibración con nuestros pensamientos a través de las emociones que éstos evocan. De hecho nuestro cuerpo emocional es la emisora que trasmite nuestra vibración y nuestros pensamientos son lo que determina la frecuencia… Por eso al enfocar nuestro pensamiento de tal manera que vibremos en frecuencias más altas (ondas αγ y θ) podemos cambiar toda nuestra realidad desde adentro hacia afuera.

Me pude re-descubrir como Mujer a través del sentimiento de gratitud y tejiendo una conexión cada vez más estrecha con la Tierra, con la Naturaleza y sus ciclos naturales y con mi Útero, el gran centro creador de cada Mujer.  Me enamoré de la Luna, empecé a prestar atención a la relación entre el Ciclo Lunar y mis emociones, aprendí a guiarme por sus fases y aprovechar su energía para sembrar y cosechar mis intenciones y crear mi realidad desde esa conexión Luna-Útero-Tierra.

Finalmente, también comprendí que si bien, he nacido en cuerpo de Mujer, en esencia somos la alquimia entre ambas energías: el Sagrado Femenino y el Sagrado Masculino y que para que uno pueda auto-realizarse, estar en sintonía con el Universo y tener relaciones armónicas, primero tiene que reconciliar e integrar las dos energías dentro de uno mismo.

A lo largo de mi vida he aprendido y he sido apasionada de Alimentación Consciente, Jugoterapia, Alimentación Viva, Ayurveda, Kundalini Yoga, Música, Canto, Canciones de Medicina y Mantras, Meditación, Consciencia Pránica, Respiracionismo, Tradiciones, Sabiduría y Medicina Ancestral de Pueblos Indígenas de América, Biodescodificación, Astrología, Kabbalah, Sistema de Diseño Humano, Numerología, Psicología, PNL, Coaching, Tarot, Gemoterapia, Ecología, Bioconstrucción, Permacultura, Economía Alternativa. Son las herramientas que me han servido en el camino de auto-comprensión y que hoy en día forman parte de lo que comparto con todos los que sientan sintonía con lo que YO SOY.

In lak’ech (“Yo soy Tú”)